Facebook

Centro Europeo de Taichi Estilo Chen

ARTICULOS
Logotipo Espai Tai Ji Chen

El Centro Europeo de Taichi Estilo Chen es una Asociación cuya finalidad es practicar, investigar y difundir el estilo Chen de Taichi Quan.

Aplicaciones Terapéuticas del Tai Ji

El Taiji es una disciplina corporal creada a partir de diferentes ámbitos del pensamiento chino. Entre ellas, la filosofía, la cultura, la religión, el Taoísmo, la tradición higienista, el qigong y la profilaxis. Todos estos elementos se han combinado de manera armónica e interdependiente.

Una de las aplicaciones del Taiji es la terapéutica, ya que su práctica contribuye a prevenir y mejorar algunas enfermedades. Además, ayuda a la recuperación de lesiones de tendones y articulaciones.

Mediante este proyecto, queremos ofrecer nuestra experiencia en el Taiji terapéutico para colaborar en el ámbito médico, bajo la supervisión de profesionales de la salud. El objetivo: tratar, prevenir y contribuir a la recuperación y mejora de aquellas patologías en las que se considere relevante el uso del Taiji como terapia de apoyo.

Beneficios del Tai Ji para la salud

Los efectos beneficiosos del Taiji en la salud están muy relacionados con sus rasgos característicos. Es decir:

Su práctica disciplina la mente y, al mismo tiempo, estimula determinadas zonas del cuerpo, tales como algunas regiones de la corteza cerebral, y también protege e inhibe otras. Este hecho permite que el cerebro descanse y la libera de la excitación patológica que causan determinadas enfermedades y dolencias. Así, el Taiji ayuda a curar algunas enfermedades nerviosas.

La práctica regular del Taiji da como resultado un incremento del suministro de sangre a las arterias coronarias, contracciones más fuertes del corazón y mejora la función hemodinámica.

El Taiji también asegura un suministro de sangre y oxígeno a los tejidos, lo que contribuye a que la hipertensión y la arteriosclerosis tengan una menor incidencia.

La práctica constante del Taiji aumenta la elasticidad de los tejidos pulmonares, la dimensión respiratoria (que ayuda a retardar la osificación de los cartílagos de las costillas) y la capacidad de ventilación de los pulmones, y mejora el intercambio de oxígeno y de dióxido de carbono.

Con la práctica diaria del Taiji se fortalecen los huesos, músculos y articulaciones. Muchos de sus movimientos giran sobre la cintura e involucran una gran cantidad de movimientos en la zona lumbar. Si se practica regularmente, el Taiji es beneficioso para la forma y estructura de la columna vertebral.

Como terapia, es una rama de la medicina tradicional china que trata de detener el envejecimiento del cuerpo. Por esta razón también se conoce el Taiji como la "disciplina de la eterna juventud". Una práctica correcta y constante tiene efectos beneficiosos en el sistema nervioso, cardiovascular, respiratorio, y también en el metabolismo. Es por eso que es muy conocida su utilidad para prevenir y tratar enfermedades como la hipertensión, úlceras estomacales, reumatismo, artritis, problemas del sistema nervioso, entre otros.

Tai Ji y Medicina Tradicional China

Las bases científicas del Taiji se encuentran en la medicina china. La práctica del Taiji mejora la circulación de la energía a través de canales que interrelaccionan todo el cuerpo humano de forma holística, desde la piel hasta la médula de los huesos, pasando por órganos, vísceras, músculos, tendones, nervios y sangre.

En colaboración con la medicina alopática, el Taiji se emplea en hospitales de todo el mundo como una estrategia alternativa, bajo el amparo de equipos multidisciplinares que elaboran, en cada caso, un tratamiento personalizado para cada dolencia.

Dado que los movimientos del Taiji intentan mejorar la circulación de la energía vital en todos los meridianos energéticos del cuerpo humano, muchos maestros consideran el Taiji como una Acupuntura Total. Por lo tanto, la práctica diaria del Taiji, siempre que sea supervisada y dirigida por un experto, puede producir en determinadas enfermedades los mismos beneficios que la acupuntura, una de las ramas más representativas de la medicina tradicional china. En una sociedad como la nuestra, la única recomendación es tener, cuenta a la hora de elegir, el maestro o instructor de Taji.

Esta práctica, bien ejecutada de manera sistemática, tonifica y beneficia la forma y la estructura de la columna vertebral, eje fundamental del sistema locomotor.

Estos y muchos otros procesos se sintetizan en la posibilidad de mantener una magnífica salud y largos años de vida, bajo una práctica constante y correcta, y una buena orientación técnica. Por eso es común ver en la aldea tradicional Chen a venerables ancianos, incluso octogenarios, que realizan rutinas del Taiji.

La clave del éxito en la práctica del Taiji se basa en dos sencillos principios:

Desde hace muchos tiempo, muchas personas certifican y dan fe de los beneficios del Taiji para el cuerpo y el espíritu. Pero esta es una de las muchas facetas de este arte popular que, por otra parte, también tiene una dimensión científica.

La práctica del Taiji exige una excelente concentración y una buena coordinación; una unión sin fisuras entre el cuerpo y el pensamiento, así como un conocimiento del propio cuerpo. Esto parece fácil cuando se ve practicar un experto, pero cuando queremos practicarlo nosotros la cosa se complica.

La práctica del Taiji exige una total concentración, determinación absoluta y gran vitalidad.

Aunque los movimientos sean lentos y parezca que no haya fuerza, el cuerpo no está apático y el espíritu está constantemente en alerta, completamente implicado en el objetivo a conseguir.

Síntesis

Desde un punto de vista moderno es incuestionable que la práctica del Taiji es una buena actividad física y que ayuda a mantener un cuerpo jovial.

El Taiji puede ser practicado por personas de todas las edades: hombres, mujeres, niños, jóvenes, adultos y personas mayores. La intensidad y el método de práctica dependen del grupo que lo practique.

El Taiji es una actividad corporal sin contra indicaciones y tiene interés por lo siguiente: